.et-fb-button-group.et-fb-button-group--save-changes .et-fb-button--quick-actions, .et-fb-button-group.et-fb-button-group--save-changes .et-fb-button--help { display: none !important; }

Uno de los grandes problemas que existen hoy en día con la palabra “tonificación” es que a menudo es utilizada para vender métodos de entrenamiento los cuales simplemente es imposible que funcionen, ya que, debido a su diseño y/o mecánica de funcionamiento no someten al cuerpo a una intensidad suficiente que permita alcanzar el umbral de tensión mínimo necesario para provocar un estímulo adecuado al objetivo a lograr.

¿Qué se entiende por un cuerpo “tonificado”?

Generalmente, cuando una persona acude al gimnasio, y dice que quiere “tonificar”, lo que pretende es  endurecer y tornear los músculos, sin que se produzca un aumento notable de hipertrofia, no obstante, hay que tener en cuenta que  un cuerpo “tonificado” generalmente responde a una combinación de los siguientes factores.

  • Un nivel relativamente bajo de grasa corporal.
  • Una cantidad suficiente de masa muscular.

¿Qué es exactamente el tono muscular?

A la hora de hablar de tono muscular, es necesario aclarar que existen dos tipos de tono muscular: el tono miogénico y el tono neurogénico, y ambos son necesarios a la hora de conseguir ese cuerpo esbelto y “apretado” que muchas mujeres y hombres desean.

Tono neurogénico

Este tipo de tono muscular hace referencia al nivel de tensión en el músculo cuando se produce una contracción muscular y depende principalmente de la eficiencia neural.

Tono miogénico

Se conoce como tono miogénico al estado parcial en el que las fibras musculares se mantienen activas, de forma que incluso en estado de reposo el sistema nervioso mantiene algo de tensión en el músculo. Esto lo realiza como medida de seguridad ya que si se acostumbra al cuerpo a realizar trabajos de fuerza a menudo, este debe estar atento para producir en cualquier momento esa fuerza de forma rápida.

Imaginaos que si el sistema nervioso no mantuviera esa tensión y se solicita un trabajo de fuerza a la que le solemos acostumbrar con nuestras rutinas de alta intensidad y de fuerza máxima, el músculo sufriría una tensión máxima pasando del estado de reposo absoluto al de máxima concentración, con lo que sufriría muchas contracturas y roturas fibrilares.

Como podreis deducir después de la descripción de los dos conceptos anteriores, para tonificar nuestra musculatura, un entrenamiento con cargas mínimas y muchas repeticiones nos va a suponer una pérdida de tiempo para la consecución de nuestro objetivo. 

Un entrenamiento eficiente para conseguir este tono muscular tan deseado ha de ser con cargas altas, y una franja de repeticiones bastante bajas ( 4-7 repeticiones aprox).

Para finalizar este artículo quiero destacar que para poder entrenar de forma pesada o explosiva ( como deberia ser para conseguir el tono muscular mencionado) es necesario un periodo de adaptación previo. Nuestro cuerpo no está preparado ni acostumbrado a entrenar pesado, sin el periodo de adaptación previo este tipo de entrenamiento puede suponer un gran riesgo de lesión.