.et-fb-button-group.et-fb-button-group--save-changes .et-fb-button--quick-actions, .et-fb-button-group.et-fb-button-group--save-changes .et-fb-button--help { display: none !important; }

Des de hace mucho tiempo se ha entendido como el entrenamiento cardiovascular como una de las principales maneras de mejorar la salud, la estética y ponerse en forma.

Al largo de los años esta creencia se ha ido desmintiendo mediante estudios científicos que cada vez proporcionaban más evidencia al respecto, de que, quizás, estábamos equivocados.

El relieve conforme a entrenamiento para mejorar la salud, la estética y marcadores de longevidad de vida se lo ha quedado EL ENTRENAMIENTO DE FUERZA.

El entrenamiento de fuerza proporciona, entre otros, una mejora de la composición corporal ( te permite mantener menos grasa y más músculo con mayor facilidad) mejora la prevención de enfermedades que suceden en media y avanzada edad , como pueden ser:

La sarcopenia

Cáncer de colon

Osteoporosis

Diabetes

Depresión y ansiedad

Podría seguir mencionando muchísimos más beneficios que te aporta el entrenamiento de fuerza, pero prefiero adentrarme en desmentir la imagen generalizada de lo que es entrenar la fuerza.

Cuando pensamos sobre entrenar la fuerza, se nos viene a la mente el típico hombre forzudo levantado una cantidad de peso inhumana, pero nada más alejado de la realidad.

Como podemos ver en la imagen de la derecha, un hombre de avanzada edad esta realizando un ejercicio(sin ningún peso añadido) que conjuntamente con otros, se podría considerar un perfecto entrenamiento de fuerza.

Este tipo de entrenamientos pueden proporcionar todos los beneficios anteriormente mencionados, y no tienen porque ser excesivamente extenuantes ni mucho menos.

Así que después de desmitificar todo lo que concierne al entrenamiento de fuerza y la imagen que tenemos al respecto, os animo que empecéis a realizarlo, a vuestro nivel, progresando poco a poco, y sin duda, notareis la diferencia.